Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Editorial

Hace 150 años, Solferino… En medio de la miseria y el sufrimiento nacía una idea que se convertiría para muchos en una pequeña luz despuntando en la oscuridad de la guerra. El desafío de la protección de los heridos, luego de los prisioneros y finalmente de la población civil durantes los conflictos armados conduciría a la elaboración progresiva de un corpus de reglas sobre el manejo de las hostilidades, en un intento de introducir un ápice de humanidad en el corazón mismo de lo indecible. Siglo y medio después de la publicación de « Un recuerdo de Solferino », la idea inicial de Henri Dunant continúa demostrando su fuerza.

Pero la actualidad de este nuevo año de 2009 demuestra así mismo la gran complejidad que presenta la cuestión de la protección efectiva de las víctimas de los conflictos. Impotentes ante las repetidas violaciones del Derecho Internacional Humanitario (DIH) durante conflictos como el de Gaza o el más silencioso de la RDC, los actores humanitarios buscan nuevas líneas de trabajo. Al mismo tiempo, la expulsión de Darfur de las ONG tras la inculpación del presidente Omar el Bechir por parte de la Corte Penal Internacional nos recuerda que el trabajo y el tiempo de la justicia no son necesariamente compatibles con el de la asistencia a la población civil.

Poner en claro el papel y las responsabilidades de los diferentes actores, recordar el papel esencial de los Estados signatarios en la aplicación del DIH, promover la integración de cuestiones de protección de la población civil en las actividades diplomáticas a la vez que se respeta un espacio de acción humanitaria próximo a las víctimas, son todas ellas cuestiones en las que resulta urgente trabajar. La decisión del presidente Obama de cerrar Guantánamo, convertido en símbolo de las violaciones de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario perpetradas por la administración Bush, demuestra que la movilización no siempre cae en saco roto.

Véronique de Geoffroy