Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°1 | Elementos de comprensión de la pobreza crónica en Afganistán

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Elementos de comprensión de la pobreza crónica en Afganistán
Johan Pasquet

Un contexto desfavorable, familias desprovistas de recursos y de bienes: algunas claves para comprender dónde viven y quiénes son los más pobres. Estudio de terreno de cuatro regiones de Afganistán.

En las provincias más alejadas de Afganistán como en las ciudades afganas en pleno crecimiento, los más pobres viven en un estado de privación constante. A menudo, resulta difícil identificarlos y se muestran como los olvidados del proceso de reconstrucción. Fundado en los resultados de unos trabajos de campo realizados en 2007 en cuatro provincias diferenciadas de Afganistán [1], este artículo pretende analizar las principales causas y características de la pobreza crónica de dicho país, examinando al mismo tiempo el entorno social y la unidad familiar.

 Condiciones desfavorables que conducen a situaciones de pobreza crónica

En Afganistán, las personas crónicamente pobres deben hacer frente a un contexto desfavorable que se caracteriza por una gran incertidumbre vinculada a la inestabilidad política, los conflictos armados, la inseguridad inmobiliaria (con el riesgo de desahucio que ello conlleva), una alta exposición a las catástrofes naturales, oportunidades de empleo aleatorias y limitadas. Sin embargo, un análisis comparativo prueba que los medios urbanos y rurales influyen de formas diferentes sobre la vida de las personas más pobres. En concreto, el aislamiento de la población rural limita en buena medida su acceso a los mercados, lo que genera una economía local en la que los flujos monetarios son escasos. Para los afganos más desprovistos, que a menudo dependen de trabajos precarios, las cosas difieren mucho entre vivir en la ciudad o en el campo, también en lo referente al acceso al empleo: el mercado laboral en zonas rurales se caracteriza por su importante dependencia respecto de las temporadas, mientras que en las zonas urbanas el mercado laboral se caracteriza por una gran competencia. En razón de una mayor densidad demográfica, el hábitat urbano muestra una mayor presión ejercida sobre recursos como el agua potable. En Kabul, el actual retorno de los civiles desplazados, al que se suma el éxodo rural, acentúa esta presión. En el campo, diversas condiciones agro-ecológicas desfavorables son, en gran medida, responsables de la pobreza. Ésta se traduce principalmente por una baja productividad de las tierras agrícolas. Esto influye negativamente no sólo sobre los ingresos de los campesinos, sino también sobre los de los hogares más pobres, que dependen del trabajo agrícola y cuyos salarios varían en consecuencia. Por último, la pobreza crónica en Afganistán está íntimamente ligada a ciertos factores históricos y más concretamente a largos años de guerra, responsables de graves pérdidas humanas. Numerosas familias han perdido de esta forma uno de sus miembros o cuentan en su seno con unos o varios incapacitados. Por otra parte, los largos años de desplazamiento han alterado mucho sus medios de subsistencia.


[1] Este artículo ha sido elaborado a partir de varios trabajos de campo llevados a cabo por el autor con el Groupe URD en Afganistán a lo largo de los últimos tres años, y en particular de un estudio realizado para el Ministerio de Asuntos Femeninos, JICA y GTZ, cuyo objetivo era el de comprender mejor las condiciones de vida de las mujeres crónicamente pobres y de las viudas con una familia bajo su responsabilidad. El análisis encuentra igualmente su origen en diversas publicaciones de AREU en el ámbito socio-económico.