Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Actividades | Investigación | Estudio sobre la gobernanza en las zonas de baja densidad de población del norte de Mali

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Estudio sobre la gobernanza en las zonas de baja densidad de población del norte de Mali
octubre 2013-febrero 2014

En el marco de una reflexión estratégica para ayudar a las regiones de baja densidad de población de la zona del Sahel – frecuentemente confrontadas a dificultades de gobernanza e incluso a situaciones de conflicto –, el Centro Mundial sobre los Conflitos, la Seguridad y el Desarrollo (CCDS) y el Departamento para la Lucha contra la Pobreza y la Gestión Económica (PREM) del Banco Mundial confiaron a Groupe URD un estudio sobre la gobernanza local en Mali. La franja del Sahel y la región sahelo-sahariana presentan cierto número de características que hacen que las cuestiones relativas a la gobernanza sean extremadamente complejas y delicadas. Mali, que intenta salir de la crisis que la sacude desde hace varios años, principalmente en el norte del país desde principios de los años noventa, fue elegido como estudio de caso. El objetivo es analizar el conjunto de vínculos que contribuyen a legitimar o deslegitimar al Estado en las zonas de baja densidad de población del norte del país.

 Objetivos del estudio

¿Cuál es la influencia del Estado sobre las condiciones de vida de la población (supervivencia económica y seguridad alimentaria)? ¿Qué expectativas alberga la población respecto al acceso a los servicios básicos? ¿Los servicios ofrecidos contribuyen a legitimar al Estado en zonas en las que, hay que recordarlo, el Estado sufre un déficit histórico y estructural de legitimidad? ¿Qué influencia ha tenido la fuerza/debilidad del Estado sobre las relaciones sociales, intercomunitarias? ¿Cómo han influido las relaciones entre el Estado y los demás actores de los servicios básicos en, por un lado, la lectura del papel y del poder del Estado por parte de la población y, por otro, en la calidad de los servicios?

Todos ellos son interrogantes que han guiado este estudio, cuyo objetivo fundamental es comprender y medir el impacto de las prestaciones de servicios básicos suministrados por el Estado, tanto a nivel individual como colectivo, además de identificar las opciones susceptibles de garantizar un acceso eficaz y equitativo a los diversos servicios, favoreciendo la cohesión social en Mali.

 Contexto

La complejidad de las crisis y conflictos del norte de Mali se superpone a una degradación global de la situación en todo el país, debida al debilitamiento de la gobernanza, la pérdida de credibilidad de las instituciones estatales (incluidos el ejército, la policía y la justicia) y los efectos prolongados de la crisis agroalimentaria y alimentaria de 2011-2012. A ello hay que añadir el golpe de Estado de marzo de 2012 (seguido de un contra-golpe de Estado), la incapacidad de las autoridades para controlar la crisis del norte y la consecuente interrupción de la ayuda presupuestaria al desarrollo y de los proyectos de cooperación bilateral. Gran parte de la ayuda al desarrollo fue interrumpida en esta región y las organizaciones abandonaron la región antes del comienzo de las hostilidades.

La intervención militar francesa (Operación Serval) modificó ampliamente la situación política y militar en el norte del país, produciendo la retirada estratégica de los grupos armados en las principales ciudades y acelerando la movilización de la Misión Africana (MISMA), de la misión de formación de la Unión Europea (EUTM) y la creación de la Misión Multidimensional de las Naciones Unidas en Mali (MINUSM). Esta situación plantea, en el ámbito estratégico y de forma muy operacional, la cuestión de los vínculos entre acciones humanitarias a corto plazo y reactivación de actividades de desarrollo, entre eficacia de las operaciones civil-militares de las Naciones Unidas (en el marco de la MINUSMA) y la legitimización de las autoridades nacionales.

Aunque la situación política y militar sigue siendo compleja y delicada en el norte del país (y ello durará sin lugar a dudas largo tiempo, sobre todo mientras los Acuerdos de Uagadugú no estén definitivamente afianzados), desde el final de la estación seca se observa un despertar del interés de las diferentes agencias de ayuda por « volver al norte ». Este proceso se acelera con el despliegue progresivo de las tropas de la MINUSMA, así como de los efectivos civiles de la Misión.

Las elecciones presidenciales se desarrollaron sin problemas, aunque las cuestiones del voto de los refugiados en los campos de países vecinos (especialmente Burkina Faso y Níger) o en países con grandes comunidades de emigrantes (como Francia) y de la participación relativamente baja de los electores en el norte seguramente no dejarán de resurgir en el futuro. En tal contexto, la comunidad internacional ha aceptado por fin el resultado de las elecciones y se encuentra lista para desembolsar sumas muy importantes en favor de un gobierno legítimo, gracias a un proceso democrático exitoso.

Desde ese momento, el apoyo a los servicios centrales del Estado, a las instituciones desconcentradas del Estado y a las entidades locales, tanto para el suministro de los servicios básicos como para la coordinación de las acciones internacionales (ONG, agencias, proveedores de fondos e (IFI), representa una necesidad ineludible para consolidar la democracia al fin restaurada.