Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Actividades | Investigación | Estudio sobre las mujeres crónicamente pobres en Afganistán

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Estudio sobre las mujeres crónicamente pobres en Afganistán
marzo - agosto de 2007, para el MOHA, JICA y GTZ

El Ministerio afgano de la Mujer (MOHA), JICA y GTZ encargaron a Groupe URD la puesta en práctica de un proyecto de investigación que debía ayudar a la puesta en marcha de las políticas y programas destinados a mejorar las condiciones de vida de la población femenina crónicamente pobre y de las viudas con una familia a su cargo. Esta cuestión forma parte de los objetivos fijados por la Estrategia Nacional para el Desarrollo de Afganistán.

 La cuestión del género en Afganistán

Desde la caída del régimen de los talibanes, la comunidad internacional dedicó mucho tiempo y medios a la cuestión del género y ha hecho de ella uno de los emblemas de la reconstrucción del país. El documento marco de la estrategia de reconstrucción, el Afghan National Development Strategy (ANDS), se compone de varias secciones, una de las cuales está dedicada a la protección social. Uno de sus objetivos es reducir la pobreza extrema que aún afecta a una gran parte de la población afgana.
El ANDS precisa además que la reducción de la pobreza extrema que afecta a las mujeres es una prioridad: « El objetivo del gobierno es incrementar las capacidades, las oportunidades y securizar la existencia de las mujeres afectadas por la pobreza crónica al desarrollando su poder de acción con el fin de reducir la pobreza y acrecentar su autonomía ». En el Afghanistan Compact, que fija y cuantifica los objetivos para 2010, se dice que: « Desde ahora hasta 2010, el número de mujeres con una familia a su cargo que son crónicamente pobres se reducirá en un 20% y su tasa de empleo aumentará en un 20% ».

 Comprender y reducir la pobreza crónica de las mujeres afganas

En estas circunstancias, el gobierno afgano – el Ministerio de la Mujer, MOHA – y dos proveedores de fondos muy implicados en las cuestiones de género en Afganistán (JICA, la agencia japonesa de cooperación internacional, y GTZ, la agencia alemana de cooperación técnica para el desarrollo) encargaron a Groupe URD un trabajo de investigación con el fin de alcanzar una mayor comprensión de los factores que arrastran y mantienen a las mujeres en una situación de pobreza crónica.

Se realizó una serie de entrevistas individuales y colectivas con mujeres y hombres de varias provincias de Afganistán. El objetivo de este trabajo era el de redactar una serie recomendaciones con vistas a la concepción de programas de lucha contra la pobreza crónica de las mujeres afganas.

Se analizaron diversas cuestiones entre las que destacan las siguientes: ¿Cuáles son las principales características de la pobreza crónica de las mujeres en Afganistán? ¿Cuál es el perfil de las madres de familia? ¿Todas ellas son crónicamente pobres? Etc.

Por otra parte, este estudio permitió establecer una tipología de las diferentes formas de pobreza que se pueden observar entre las mujeres, según criterios de edad, de estatus social y de acceso a los recursos, y arrojó algunas pistas con el fin de desarrollar programas pertinentes.

Para que las conclusiones fueran lo más operacionales posibles, se definió la pobreza según los criterios de los « Objetivos del milenio », es decir, como una situación en la que el individuo gana una cantidad equivalente a menos de 1 dólar al día.
Se llama « pobreza crónica » a aquélla que dura más de 5 años consecutivos. Ella es a menudo intergeneracional (transmitida de generación en generación), pero también multidimensional. Los factores más evidentes son la inseguridad alimentaria, condiciones precarias de salud, falta de competencias debida a la falta de educación y la falta de oportunidades económicas.