Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°5 | La responsabilidad de proteger (r2p): estado de la cuestión

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

La responsabilidad de proteger (r2p): estado de la cuestión
Béatrice Pouligny

El 14 de septiembre de 2009, la Asamblea general de la ONU aprobó, por consenso, la primera resolución en su historia sobre la Responsabilidad de Proteger (R2P). Esta resolución aparecía tras un debate de tres días sobre el tema, lo cual constituía también una novedad. Si bien la aceptación de la noción ha sufrido en sí misma una evolución innegable durante estos últimos años, sus aplicaciones concretas aún están por definir. El presente artículo ofrece una visión general de las evoluciones recientes – especialmente en lo concerniente a la cuestión de la protección de la población civil durante las guerras – y las cuestiones clave que quedan por responder.

Por primera vez desde que los jefes de Estado asumieron su responsabilidad en el asunto, durante la cumbre de 2005, la Asamblea general de las Naciones Unidas sostuvo un debate sobre la Responsabilidad de Proteger (R2P) en asamblea plenaria, los días 23, 24 y 28 de julio de 2009. El 14 de septiembre, adoptaba, por consenso, la primera resolución de su historia sobre este mismo tema (A/63/L80 Rev. 1). Los tres párrafos que la componen son extremadamente breves y simples: la Asamblea general « tomaba nota » del informe del Secretario General sobre el tema, expresaba su satisfacción respecto al debate organizado y decidía « quedar sujeta a la cuestión », lo cual significa que, en lo sucesivo, la R2P figurará con regularidad en el orden del día de la Asamblea General. Son resultados modestos, de acuerdo con los objetivos fijados por el Secretario General y su consejero, y de los que han podido regocijarse tras un debate más agitado de lo previsto. Pero aún quedan por definir las aplicaciones concretas de la doctrina.

 Breve recordatorio del contenido y la historia del concepto de R2P

La doctrina de R2P concierne a la responsabilidad de los Estados y la comunidad internacional de proteger a la población civil contra cuatro tipos específicos de crímenes y violaciones de los derechos humanos: el genocidio, los crímenes de guerra, la limpieza étnica y los crímenes contra la humanidad. La idea central de esta doctrina es la de que el Estado no es el único responsable del bienestar de la población. Si fracasa o elude de forma manifiesta su responsabilidad, la comunidad internacional debe hacerlo, con pleno respeto de los principios del derecho internacional y de la Carta de las Naciones Unidas. La R2P implica tres dimensiones: la responsabilidad de prevención, de reacción (con medios diplomáticos, legales y otras medidas específicas; con medios coercitivos como sanciones; y con la fuerza como último recurso) y de reconstrucción.

El concepto de R2P ha sido formalmente establecido en el informe de la Comisión Internacional sobre Intervención y Soberanía de los Estados, publicado en diciembre de 2001 [1]. Más tarde, apareció en tres documentos mayores de las Naciones Unidas que sientan los fundamentos conceptuales y políticos del concepto. A finales de 2004, el Grupo de Personalidades de Alto Nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio, constituido por el Secretario General, hizo referencia directa al concepto en el título de su informe, « A more secure world : our shared responsibility » (Un mundo más seguro: la responsabilidad que compartimos), y le dedicó varias páginas. Este tema fue retomado en el siguiente informe de Kofi Annan, « In Larger Freedom » (Con mayor libertad), en la sección dedicada a la libertad de vivir dignamente. Durante la cumbre mundial de 2005, los jefes de Estado y de gobierno otorgaron un peso político sin precedentes a la noción de R2P, dedicándole dos párrafos principales (138 y 139, ya que el 140 puede considerarse como más « anecdótico ») del documento final. Dicho documento, fechado el 20 de septiembre de 2005, fue adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en una resolución del 24 de octubre de 2005 (A/RES/60/1). En la agitación de la cumbre mundial y del hito que ésta parecía marcar, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas incluyó, en su resolución 1674 (28 de abril de 2006) sobre la protección de los civiles en los conflictos armados, una reafirmación de las provisiones de los párrafos 138 y 139 del documento final sobre la R2P. Una vez más, reconoció su importancia al resaltar su compromiso con dicha doctrina en su resolución 1706 (31 de agosto de 2006) relativa a la creación de una fuerza de paz en Darfur. Los debates que se mantuvieron en la Asamblea General el pasado mes de julio constituyeron, para el conjunto de los Estados miembro, la primera ocasión desde 2005 de discutir la cuestión. El debate debía centrarse en el informe del Secretario General « La puesta en práctica de la responsabilidad de proteger », es decir, sobre la operacionalización del concepto más que sobre el principio en sí, con el fin de no abrir de nuevo la caja de Pandora. Esto sólo funcionó parcialmente, pero, en lo sucesivo, todos los observadores se muestran de acuerdo en el hecho de que la atención se ha desplazado de la aceptabilidad de la noción hacia su aplicación.


[1] CIISE (2001), La Responsabilidad de Proteger, Informe de la Comisión Internacional sobre Intervención y Soberanía de los Estados, Ottawa: International Development Research Centre. La versión española del informe se encuentra disponible en: http://www.iciss.ca/pdf/Spanish-report.pdf