Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°3 | Los financiadores emergentes de la ayuda humanitaria : el caso de los países del Golfo.

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Los financiadores emergentes de la ayuda humanitaria : el caso de los países del Golfo.
Véronique de Geoffroy - Alain Robyns

En 2008, Arabia Saudita se encuentra en el 3er puesto de donantes de la ayuda humanitaria, justo detrás de los Estados Unidos y la Comisión Europea. No obstante, la estructuración del sistema internacional de la ayuda ha sido forjada y se forja en foros principalmente occidentales y a los donantes conocidos como « emergentes » se les integra raramente en los mecanismos de coordinación. Por ello resulta crucial comprender y conocer mejor el papel, los valores y las particularidades de estos actores con el fin de integrarlos mejor en los mecanismos de coordinación.

Los esfuerzos financieros en ayuda humanitaria y la participación en los debates internacionales por parte de los países del Golfo parecen demostrar un nuevo interés por la cuestión humanitaria. Ciertos países del Golfo se han vuelto muy activos en el ámbito de la ayuda humanitaria, creando estructuras gubernamentales para la ayuda de urgencia, favoreciendo la movilización de la ayuda, por ejemplo con la creación de la ciudad humanitaria en Dubai (Humanitarian City), suscitando debates sobre la ayuda humanitaria, aumentando los fondos transferidos a las agencias de las Naciones Unidas o incluso acogiendo conferencias internacionales como el DIHAD [1] . En 2008, Arabia Saudita fue considerada 3er donante de la ayuda humanitaria, por detrás de Estados Unidos y la Comisión Europea [2].

No obstante, las crisis recientes, como la del Líbano en 2006, han revelado la falta de integración de los representantes de los donantes árabes en los mecanismos de coordinación internacionales. De forma más general, la estructuración del sistema internacional de la ayuda ha sido forjada y se forja en foros principalmente occidentales, lo cual amenaza a largo plazo con reforzar el sentimiento de que la ayuda humanitaria se funda sobre valores occidentales mientras pretende ser universal. Por ello resulta crucial comprender y conocer mejor el papel, los valores y las particularidades de estos actores con el fin de integrarlos mejor en los mecanismos de coordinación.

Por encima de las dificultades para encontrar cifras e información detallada de las cantidades otorgadas y los tipos de ayuda, la cuestión de la ayuda humanitaria en los países del Golfo, y más generalmente en el mundo musulmán, reúne cierto número de características importantes que hay que conocer y tomar en cuenta en el marco general del seguimiento de la arquitectura internacional de la ayuda y para facilitar el diálogo.

La religión, fuente y justificación de las donaciones consideradas como obligatorias por el Islam, permite movilizar fondos privados considerables, procedentes tanto de las empresas como de los individuos, afectados a las obras de caridad y a la ayuda islámica. La afectación prioritaria de estos financiamientos a los conflictos y catástrofes naturales en Oriente Medio, como es el caso de Palestina pero también del Líbano, Irak o Yemen, es una consecuencia de la solidaridad islámica. Ésta se desarrolla en primer lugar en un contexto de proximidad geográfica y religiosa: de una fraternidad musulmana para con aquéllos que viven en tierras del Islam y para con la población musulmana.

Para ciertos actores, la ayuda humanitaria va acompañada de programas religiosos en favor de las comunidades musulmanas. A partir de ahí ya no resulta tan fácil distinguir entre socorro, ayuda humanitaria y actividades religiosas, y es en este punto en el que hace falta, según algunos, desarrollar y aclarar el origen de los fondos ya que éste influye en el contenido de la ayuda. Esta cuestión constituye en la actualidad uno de los debates centrales entre los actores del mundo musulmán. A partir de una acción caritativa, ésta se profesionaliza según el ejemplo de las otras organizaciones humanitarias, y ello conservando los valores religiosos que son su fundamento.


[1] « Dubaï International Humanitarian aid and development », foro que se celebra todos los años a principios de abril en Dubai.

[2] Global Humanitarian Assistance report 2009, disponible en http://www.globalhumanitarianassistance.org/analyses-and-reports/gha-reports/gha-report-2009