Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme COMPAS Método COMPAS
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Mejorar la calidad de los diagnósticos
Véronique de Geoffroy - François Grünewald

Resultados del estudio sobre el principio 6 de la GHDI, que invita a los proveedores de fondos a “afectar los fondos humanitarios en proporción a las necesidades y sobre la base de evaluaciones de las necesidades.

Resumen ejecutivo de los estudios realizados por el Groupe URD por encargo de la DAH / Centro de Crisis francés / MAEE en el contexto del diálogo interfinanciadores.
Lo que se conoce como « Good Humanitarian Donorship Initiative » (GHDI), es decir la buena donación europea, ha sido iniciado por los proveedores de fondos miembros de la OCDE en junio de 2003, en Estocolmo. Responde a la voluntad de encontrar un acuerdo sobre una orientación común de la asistencia humanitaria y de mejorar la coherencia de los financiadores en torno a principios esenciales, con el fin de hacer más eficaz y organizada la acción humanitaria. 23 principios explican y clarifican una definición común de la ayuda humanitaria, fundada en los principios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia. Entre otros, subrayan criterios como la adecuación de los financiamientos a las necesidades, la necesaria participación de la población civil, reconocen la necesidad de flexibilidad de los financiamientos, etc. sin por ello enunciarlos como criterios de calidad.

Más allá de su dimensión ética, el principio 6 de la « Good Humanitarian Donorship Initiative » (GHDI), es decir la “buena donación humanitaria”, plantea problemas de orden metodológico y político. Desde el punto de vista metodológico, numerosas dificultades aparecen: dificultades de acceso, el ‘timing’ de la información, la escasez de datos de base sobre indicadores como la mortalidad o la morbilidad, la disparidad de los mecanismos de colecta de datos, etc. Así, los proveedores de fondos pueden difícilmente objetivar las situaciones para el ejercicio de la afectación de fondos. Como respuesta a esta primera dificultad, han sido puestos en marcha muchos trabajos sobre los métodos de diagnóstico y de evaluación de las necesidades (SMART, NAF,…). Sin embargo, numerosos autores coinciden al afirmar que ‘needs assessment often plays only a marginal role in the decision-making of agencies and donors’ [1] .

La reflexión sobre las fases que siguen al diagnóstico, sobre la utilización de los datos para la decisión sobre la afectación de recursos es relativamente inusual. Nos vemos enfrentados a un exceso de orientación de la reflexión exclusivamente sobre los desafíos técnicos de esta etapa específica, lo que conlleva el riesgo de hacer sombra a otros puntos esenciales. A nuestro entender, esta reflexión debe ser más sistemática e incluir el conjunto del proceso. Es importante reflexionar sobre el conjunto del proceso de financiamiento, desde el diagnóstico de necesidades hasta el informe sobre la utilización de los fondos, con el fin de aprehender de una manera más global las dificultades de aplicación y los riesgos de desviación en lo relativo al Principio 6 de la GHDI. Así, este estudio propone un análisis de las diferentes etapas del proceso de financiamiento de la ayuda humanitaria y de los diferentes ‘puntos críticos’ que pueden afectar a la concesión en función de las necesidades.

Pero para este ejercicio de disección del proceso de financiamiento de la ayuda humanitaria, una variable nos parece primordial: las diferencias de funcionamiento entre financiadores. Los financiadores [2]son extremadamente diferentes en cuanto a la talla y las prácticas. Ahora bien, si es cierto que lo que se pretende es alcanzar una cobertura global de las necesidades gracias a los financiamientos acumulados de los proveedores de fondos, esta responsabilidad colectiva requiere también de la aplicación responsable y diferenciada, por parte de cada proveedor de fondos, de este principio. De esta forma, el presente documento propone una tipología de financiadores con el fin de identificar los ámbitos de responsabilidad de cada uno en cuanto a la afectación de fondos en relación a las necesidades de las poblaciones afectadas.


[1] Darcy J, Hofman CA. According to need? Needs assessment and decision-making in the humanitarian sector. Humanitarian Policy Group Report 15, September 2003. London: Overseas Development Institute, 2003.

[2] El presente estudio no hace referencia más que a los financiadores ‘clásicos’, que firman la GHDI, y deja en suspenso el estudio de los ‘nuevos financiadores’, como China o los países de la OPEP, por tanto cada vez más importantes y cuyas prácticas, principalmente en los referente a este principio 6, merecerían ser estudiadas más adelante.

Más información

GHDI - Principe 6 , en anglais