Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°3 | Algunas pistas para mejorar la calidad de la respuesta humanitaria en el Chad

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

Quality & Accountability COMPAS Quality & Accountability COMPAS
CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Algunas pistas para mejorar la calidad de la respuesta humanitaria en el Chad
Olivia Collins, Florence Gibert, Julie Patinet and Bonaventure Sokpoh

 

 Los desafíos del agua y el saneamiento en el este del Chad

El conjunto de los actores que intervienen en el sector del agua y del saneamiento en el este del Chad comparten la convicción según la cual la respuesta aportada en fase de urgencia hoy en día ya no es la adecuada a la situación de « care and maintenance ». Esta observación comienza a ser incorporada por ciertos actores humanitarios en sus estrategias de intervención en el este del Chad. Varios desafíos deben ser tenidos más en cuenta. Los actores son concientes actualmente del caracter duradero y complejo de la crisis y se muestran de acuerdo sobre la necesidad de avanzar hacia la puesta en marcha de soluciones técnicas y modos de organización que harán que la población sea menos dependiente de la ayuda externa. Ello requiere una mayor interacción con los servicios técnicos chadianos.

La participación de los civiles afectados y su implicación en la gestión de las instalaciones hidráulicas dependen de la calidad del diálogo e interacciones mantenidos con los actores exteriores. Las intervenciones de tipo sensibilización, organización social (comité u otra forma de gestión) y refuerzo de las capacidades, designadas con el término « soft », son hoy en día muy escasas en comparación con las actividades denominadas « hard » que designan principalmente la realización de obras hidráulicas.

Si bien la dimensión « saneamiento » está presente en la mayoría de los lugares de intervención, podemos lamentarnos del escaso nivel de innovación al que da lugar. En materia de investigación sobre soluciones sostenibles adecuadas a un contexto de crisis duradera, para la protección del medio ambiente y para establecer un vínculo con la agricultura, habría que estudiar las alternativas a las “pit latrines” clásicas (letrinas vaciables, compostables, de deshidratación, recolección separada de orinas, “arborloo”, etc.). Las experiencias en curso sobre letrinas vaciables en ciertos campos de refugiados en los alrededores de Farchana merecen una especial atención.

 Dinámica económica y seguridad alimentaria en el este del Chad

Si bien es cierto que se vienen desarrollando programas de apoyo a las actividades económicas en los campos de refugiados y personas desplazadas, su impacto es aún escaso. El apoyo a las actividades económicas de los refugiados sudaneses y de la población desplazada en el este del Chad se enfrenta en la actualidad a cierto número de desafíos como la escasa disponibilidad de tierras cultivables en los alrededores de los campos de refugiados y otros asentamientos, la difícil relación (de colaboración y de aceptación) entre los refugiados y desplazados y la población autóctona. Mientras la motivación de los refugiados a emprender una actividad económica es reducida en razón de las condiciones actuales de total asistencia, los desplazados, los cuales benefician de una asistencia menos consecuente, cuentan con una mayor motivación.

El futuro de los refugiados y desplazados en el Chad depende al mismo tiempo de la evolución de la situación en Darfur y de la de la situación política del Chad. Si el regreso de los refugiados a Darfur no es por el momento una alternativa realista, movimientos de retorno de civiles a sus poblaciones de origen son observados de manera muy limitada en ciertas zonas del este del Chad, como Kerfi, Louboutigué, Koukou et Am Timan. De forma general, estos retornos no representan aún más que fenómenos marginales, ya que las condiciones de un retorno que no sea « pendular » y oportunista, vinculado a la estación de cultivo, no se dan en el contexto de dichos desplazamientos. En el caso de que las condiciones de seguridad mejoren progresivamente, ya sea gracias a MINURCAT, ya sea por los esfuerzos de apoyo a los procesos de diálogo intercomunitario, debería, evidentemente, impulsarse el apoyo a estos retornos voluntarios. Pero aún es una situación lejos de nuestro alcance, como lo demuestra la situación de inestabilidad durante el mes de mayo de 2009. Solamente la llegada de las lluvias y la subida del nivel de los ouadis traerá un poco de calma. Frente al riesgo de instalación duradera y difícilmente reversible de los desplazados en torno a las grandes aglomeraciones del este chadiano, un proceso de constitución de pueblos a partir de los asentamientos está siendo concebido por las autoridades chadianas. Se tratará, por un lado, de garantizar el carácter voluntario de la implicación de la población en dicho proceso y, por otro lado, asegurarse de que se desarrolla en las mejores condiciones técnicas posibles.

 Conclusión

Con la puesta en marcha de MINURCAT tras el periodo EUFOR, el este del Chad entra en una nueva fase que será compleja y difícil. La cuestión será seguirla de cerca y asegurarse de que lo aprendido de la experiencia sea bien aprovechado…

 

Olivia Collins, Florence Gibert, Julie Patinet and Bonaventure Sokpoh
Groupe URD