Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°5 | La responsabilidad de proteger (r2p): estado de la cuestión

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

Quality & Accountability COMPAS Quality & Accountability COMPAS
CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

La responsabilidad de proteger (r2p): estado de la cuestión
Béatrice Pouligny

 

 La progresiva globalización del concepto de R2P

Desde la cumbre de 2005, los esfuerzos, incluidos los de las organizaciones de la sociedad civil, han apuntado esencialmente a ampliar la base de apoyo al concepto. La R2P ya no es del dominio exclusivo del Consejo de Seguridad, sino que se ha convertido en tema de discusión de la Asamblea General; gracias a la reciente resolución se convertirá en un punto rutinario del orden del día. La R2P también ha dejado de ser percibida como una herramienta de los ricos y poderosos contra el resto del mundo. Los partidarios de la R2P, especialmente en la ONU, han redoblado sus esfuerzos para consolidar el equilibrio precario y difícilmente obtenido con los párrafos 138 y 139 de la declaración final de 2005 y convencer a nuevos Estados miembros del grupo de los llamados no-alineados, organizado en la ONU bajo el G-77. Las reuniones organizadas, en los dos últimos años, sobre el tema de la R2P en las diferentes regiones del mundo (especialmente en África, Latinoamérica y Asia), se proponían ampliar la base de dicho apoyo. Potencias regionales como la India, Sudáfrica, Brasil, Indonesia o Japón declaran su deseo de participar de forma constructiva en el debate, mientras que su posición sobre la R2P era hasta el momento mucho más ambigua. Los debates del mes de julio en la Asamblea General han probado la amplitud de estos progresos, pero también la persistencia de ciertas oposiciones, sobre todo entre los no-alineados. La tarea de los partidarios de la R2P ha debido afrontar la resistencia del actual Presidente de la Asamblea General, Miguel d’Escoto Brockmann (Nicaragua), sacerdote católico y antiguo ministro sandinista, encarnizado detractor de la R2P que él presenta como el nuevo hábito del colonialismo y del intervencionismo. De hecho, el debate ha tomado un cariz más ideológico de lo previsto, al mismo tiempo que demuestran los progresos reales de la norma y la superación progresiva de la fractura entre Norte y Sur en los debates sobre este asunto. El alivio de los partidarios de la R2P ante la adopción prácticamente inesperada de una resolución, aún tratándose de lo mínimo indispensable, resulta comprensible en este contexto. Ahora, su objetivo es el de progresar en la aplicación de una doctrina que se encuentra ya firmemente inscrita en la agenda internacional.