Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°6 | Los tres pilares del espacio humanitario en el Chad oriental

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

Quality & Accountability COMPAS Quality & Accountability COMPAS
CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Los tres pilares del espacio humanitario en el Chad oriental
Olivia Collins - François Grünewald

 

En el sector de la ayuda humanitaria existen varias estrategias de gestión de la seguridad.

La aceptación : La aceptación forma el núcleo de las estrategias de las ONG, del CICR y, en teoría, de los servicios humanitarios de las agencias de la ONU. Desempeña un papel importante en los contextos en los que la causa de ciertos problemas de seguridad es la reacción de la población afectada o de grupos pertenecientes a ésta. En cambio, se trata de una estrategia mucho menos apropiada para luchar contra problemas de seguridad originados por la acción de grupos exteriores a la población afectada (bandidaje, secuestros y peticiones de rescate, etc.). La aceptación es un elemento frágil que depende de varios factores:

  • La capacidad del personal humanitario para comprender y dialogar con su entorno cotidiano. Ciertas ONG consiguen desarrollar bien esta empatía con su entorno y son intermediarios esenciales para las agencias de la ONU [6].
  • La adopción de posiciones, ya sea respecto al problema del Chad o respecto al problema regional, con un fuerte impacto sobre la percepción de la agencia en el contexto específico del Chad.
  • Dinámicas económicas, como el impacto de la presencia humanitaria sobre el nivel de vida de la población de la zona. Las perturbaciones económicas inducidas por la presencia de la ayuda internacional tienen consecuencias muy importantes sobre la imagen de esta última, que, por el momento, es bastante negativa (principalmente en contextos como Abeche), y, por consiguiente, sobre la seguridad.
  • La percepción de la imparcialidad de los actores, de sus capacidades para hacerse cargo de necesidades complejas, incluidas las de los sectores de población que no son el objetivo prioritario de la ayuda, con necesidades a menudo muy parecidas (población residente contra población desplazada o « de vuelta », por ejemplo).
  • La calidad de los programas humanitarios. La confianza, factor clave en una estrategia de aceptación, se construye desde la base de la calidad de los programas, del diálogo que los acompaña y del respeto de los compromisos adquiridos. Ciertos acontecimientos, como los vinculados con la ONG L’Arche de Zoé, han contribuido al descrédito de las ONG y han influido de forma muy negativa sobre esta aceptabilidad.
  • El comportamiento de individuos nacionales e internacionales en los contextos operacionales (conducción de vehículos respetuosa con la población, respeto suficiente en la forma de vestir y en la expresión oral, etc.).

Hay que señalar aquí la importancia de la interdependencia entre actores. Si una ONG se comporta mal, el conjunto de la comunidad de la ayuda sufre las consecuencias. Esto constituye la esencia de una corresponsabilidad.

La disuasión : La disuasión forma parte de los impactos más « visibles » de las demostraciones de fuerza. Ésta era, precisamente, la misión de la MINURCAT. La presencia de bases y patrullas de la MINURCAT por un lado; de la policía, del ANT, de las fuerzas mixtas Chad-Sudán y de la GNNT por otro lado, deberían haber garantizado la « seguridad de la zona ». La MINURCAT no ha contado nunca, a lo largo de sus años de existencia, con un despliegue completo de sus fuerzas (que en mayo de 2010 representa el 51% de sus efectivos). Su capacidad de disuasión ha resultado en gran parte ilusoria.

La protección física / seguridad pasiva : La protección es, por lo general, un acto pasivo que debe hacer que los actores sean menos vulnerables. A menudo se incluyen en esta categoría las medidas de protección pasiva como el refuerzo de los muros, la instalación de zonas protegidas en la entrada de los edificios, etc. Igualmente, forman parte de las medidas de protección los procedimientos del tipo de las autorizaciones « no-go zones » o « no-go times », los sistemas de comunicación por radio, etc. La mayoría de las medidas observadas son, como es lógico, de sentido común. La mayor parte de las agencias evitan circular de noche en el este del Chad, tanto en zonas urbanas como rurales. Pero una consecuencia a menudo observada de estas medidas es un aislamiento progresivo de ciertos actores de la ayuda respecto de la población y una pérdida progresiva de las fuentes informales de información.


[6] Las agencias de Naciones Unidas se encuentran a menudo parcialmente paralizadas, ya que ciertas estrategias – las restricciones impuestas en fase 4 (escoltas armadas, por ejemplo) – hacen que el contacto con su entorno sea mucho más difícil.