Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°7 | La reactivación económica y social en zona rural tras el seísmo en Haití: vincular emergencia, rehabilitación y (...)

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

Quality & Accountability COMPAS Quality & Accountability COMPAS
CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

La reactivación económica y social en zona rural tras el seísmo en Haití: vincular emergencia, rehabilitación y desarrollo
Peggy Pascal - Erwin Schmitt - Fabien Thomas

 

 4- El desarrollo del proyecto

4.1. Las primeras fases

La primera actividad que se puso en marcha fue la de responder a las necesidades de material de primera necesidad para las familias cuya casa había sido destruida o había sufrido desperfectos. Diferentes bienes, como lonas, jabón, garrafas, cubos, mantas y kits de cocina, fueron distribuidos a 3840 familias.
A ello siguieron obras de gran intensidad de mano de obra que permitieron rehabilitar 8,5 Km. de una de las pistas de acceso a la 8a sección comunal. La última actividad de la fase de urgencia fue la distribución de semillas de judía para la temporada de plantación de junio/julio.

La segunda fase del proyecto de reactivación de la actividad agrícola comenzó en julio de 2010. En esta fase, que durará cerca de un año, se desarrollan varios ejes de trabajo:

  • La mejora de las técnicas y capacidades de secado y almacenamiento de semillas;
  • La mejora de las técnicas de producción hortícola, con la creación de 9 huertos de demostración que servirán para realizar las formaciones;
  • La distribución de 720 caprinos a grupos de ganaderos y la creación de un servicio veterinario y de suministro de productos veterinarios;
  • La creación de viveros para la producción de árboles forestales y frutales.

 

4.2. Perseguir las condiciones del éxito

Un buen conocimiento de la zona de intervención

Este proyecto integra una parte importante dedicada al diagnóstico y estudios, lo cual favorece un mejor conocimiento de la zona y del medio de intervención. Por ello, diversos estudios son realizados a lo largo de todo el proyecto:

  • Un diagnóstico agrario, de 4 meses de duración, que permitió profundizar los conocimientos adquiridos sobre la región durante el diagnóstico y reorientar el proyecto para preparar la 2ª fase.
  • En noviembre, se puso en marcha un seguimiento de la situación económica de los campesinos que permite detectar, gracias a indicadores clave definidos a partir del trabajo de diagnóstico agrario, cualquier deterioración de la situación de los campesinos y plantear una readaptación de la respuesta.
  • Encuestas realizadas de forma puntual para evaluar el impacto de las actividades puestas en marcha durante el proyecto.

 

Un enfoque asociativo y comunitario

Con el fin de perennizarlas, el conjunto de actividades puestas en marcha durante el proyecto de Reactivación Económica y Social prevé una gran implicación de las comunidades por medio de asociaciones de campesinos. La puesta en práctica de todas las actividades se lleva a cabo con la colaboración directa de asociaciones locales responsables de la buena marcha de las actividades y el apoyo del equipo de SOLIDARITÉS INTERNATIONAL. Un total de 9 asociaciones fueron seleccionadas por medio de una convocatoria de proyectos y una serie de protocolos de acuerdo fueron firmados con ellas, a fin de fijar las reglas de la colaboración y los derechos y deberes de cada parte. El proyecto también incluye una parte importante dedicada a la formación y el refuerzo de las capacidades de dichas asociaciones en diferentes ámbitos, como la gobernanza, la gestión financiera e incluso la gestión de los bienes suministrados por el proyecto.

Cada actividad integra también la participación de la comunidad (y, por lo tanto, no remunerada) con el fin de establecer un sistema de reciprocidad y evitar en lo posible las lógicas de asistencia, la dependencia y la derresponsabilización de las comunidades. Por ejemplo, para la construcción de silos, SOLIDARITÉS INTERNATIONAL suministró la totalidad de los materiales no disponibles en la zona de intervención (maderas importadas, chapas metálicas, cemento…) y pagó a los artesanos responsables de las construcciones, pero, en contrapartida, pidió a las asociaciones que garantizaran una parte del transporte e incluso el suministro de arena para las obras en hormigón.

 

Transparencia de la selección de los beneficiarios y toma en consideración de las vulnerabilidades

Antes de realizar cada actividad, se realiza una selección de los beneficiarios de acuerdo con criterios de vulnerabilidad bien definidos. Dicha selección se lleva a cabo, en primer lugar, gracias a la constitución de listas por parte de los comités locales (para la distribución de bienes de primera necesidad) o las asociaciones colaboradoras (en la 2ª fase). Después de esto, el equipo del proyecto realiza encuestas minuciosas con el fin de verificar que las personas inscritas sobre las listas correspondan a los criterios de vulnerabilidad y, de esta forma, aceptarlas o bien rechazarlas y pedir un reajuste de las listas.

Dado que el año 2010 fue un año electoral, se prestó especial atención a la selección de los beneficiarios, con el fin de evitar la manipulación política de las actividades, y los representantes políticos locales no fueron integrados en el proceso de selección de los beneficiarios. En cambio, se les informa con asiduidad sobre la evolución del proyecto y sobre las diferentes actividades y se solicita su implicación en momentos clave, como por ejemplo durante las distribuciones, principalmente para garantizar la seguridad.