Desde mayo de 2015, ya no podemos mantener la traducción de nuestra página web española.             
Inicio | Publicaciones | Ayuda humanitaria en marcha | Ayuda humanitaria en marcha n°4 | Emergencia y Educación: la necesidad de la escuela en épocas de crisis

La revista de Groupe URD

Herramientas y métodos

Quality & Accountability COMPAS Quality & Accountability COMPAS
CHS Core Humanitarian Standard (CHS)
Pictogrammme Sigmah Sigmah Software
Pictogrammme Reaching Resilience

Reaching Resilience
Pictogrammme brochure Kit de formación: acción humanitaria y medio ambiente
Pictogrammme brochure Manual de la participación
Pictogrammme globe terrestre Misión Calidad
Pictogrammme PRECIS Humatem Método PRECIS

Emergencia y Educación: la necesidad de la escuela en épocas de crisis
Elise Joisel

 

 Las oportunidades que ofrece la escuela para salir de una situación de crisis

Recordemos que la educación es reconocida universalmente como un derecho humano fundamental de todos los niños. No sólo contribuye al desarrollo social y económico, sino que sobre todo prepara para la vida, sienta las bases para el desarrollo y el bienestar de los niños. Garantizar el acceso a la educación contribuye ampliamente a crear la continuidad, inculcar las aptitudes que permiten asegurar la propia subsistencia, dar esperanza, fomentar el sentido de la responsabilidad y tranquilizar a la población desplazada en situación de urgencia. Si a corto plazo el acceso a la educación básica ofrece a los niños la posibilidad de adquirir conocimientos y competencias que les permitirán enfrentarse a las circunstancias difíciles que prevalecen, a largo plazo la educación ofrece la base necesaria para el desarrollo personal y para el bienestar de los niños al permitirles comprender sus condiciones de vida, comunicarse de forma eficaz, tomar decisiones sensatas, resolver problemas y tomar iniciativas.

Recordemos también que el Estado es el primer responsable de la educación de la población. En un programa de educación de urgencia, un trabajo constante de presión política en dirección del Ministerio de Educación debe se llevado a cabo para que las escuelas no sean consideradas como « escuelas ONG » sino como escuelas del país. Si se trata de personas desplazadas, en cambio se encuentran en su propio país. El primer responsable de la escuela es por lo tanto el Estado de dicho país. En el Chad, el Estado es soberano. Es el primer responsable de su población y, por lo tanto, de los desplazados internos. Por eso, todo lo que se hace en el ámbito educativo debe ser hecho de acuerdo con la ley nacional y el sistema educativo chadiano. Hay que apoyar al Ministerio, que en el futuro será el único a cargo del sistema: reconocimiento, paga y formación de los maestros, construcción de escuelas, apoyo a la escolarización de las niñas, servicios de comedor escolar, etc.

 La educación de urgencia, un sector emergente

En abril de 2000, el foro mundial sobre la educación para todos, que se celebró en Dakar, dio lugar a la adopción del marco de acción de Dakar, « Educación para todos: cumplir nuestros compromisos comunes ». Los Estados se comprometieron a garantizar una educación elemental de calidad para todos, para el año 2015. En septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los Estados miembro de las Naciones Unidas han confirmado este compromiso en uno de los objetivos de desarrollo del milenio, que se proponen eliminar la pobreza extrema en el mundo. El segundo de estos objetivos consiste en garantizar la educación primaria para todos y todas: los Estados miembro se comprometen a hacer todo lo posible para que todos los niños y niñas, en todo el mundo, cuenten con los medios de terminar un ciclo completo de estudios primarios en 2015. Como consecuencia de esto, se ha creado la Red Interagencial para Educación en Situaciones de Emergencia (INEE), que reúne a agencias de las Naciones Unidas, ONG, profesionales, donantes e investigadores. Esta red ha elaborados las « normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia, crisis crónicas y fase temprana de reconstrucción » [5] .
Desde entonces, la educación en situación de urgencia forma parte integrante de la ayuda humanitaria.

Aunque se han hecho progresos en la dirección fijada por Dakar y los Objetivos del Milenio, aún queda mucho por hacer. Y principalmente en materia de financiación. Los proveedores de fondos aún mantienen reservas respecto a la financiación de este sector, en parte porque estiman que no permite salvar vidas, que no se trata de urgencia en estado puro. La educación en situación de urgencia no ha recibido más que el 3,1% del presupuesto global acordado en 2008 a la ayuda humanitaria y, en 2007, los Estados Unidos, Francia, Portugal, Austria, Alemania, España, Bélgica, Japón y Suiza asignaron a la educación elemental menos del 3% del presupuesto total que cada uno de ellos destinó a la ayuda humanitaria. Aún hacen falta muchos esfuerzos para que la educación de urgencia constituya uno de los pilares principales de la respuesta humanitaria y una prioridad en las fases iniciales de reconstrucción. La educación en situación de urgencia es cada vez más necesaria en los contextos actuales de crisis complejas duraderas. Se trata de un sector capital que hay que desarrollar de forma cuantitativa y cualitativa.


[5] « Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia, crisis crónicas y educación temprana » INEE, Red Interagencial para Educación en Situaciones de Emergencia, 2007, www.ineesite.org.